20 de diciembre de 2007

Fiestas de Bienvenida



Las fiestas principales de Monteagudo :

Se celebraban el día 15 de octubre, el día 14 por la tarde se iba a por la virgen, todo el pueblo en procesión y al salir la virgen de su ermita ¡ que emoción!¡ que vivas a la virgen !.Se reza el rosario cantando y al llegar a la iglesia, se subastan los banzos y sacan mucho dinero, todos la quieren meter a la iglesia por favores recibidos y el día 15 también se subastan los banzos.

La misa venia un predicador, y la Banda de música de la Almunia de doña Godina o de Aguaron, que amenizaban la misa , las procesiones y los bailes.

Por la mañana pronto se le ponían regalos de rollos, conejos, pollos vivos y uvas que por la tarde lo subastaban todo para fondos de la Virgen.

El día 16 por la mañana se realizaban los encierros de los toros a las 7 de la mañana, los traían con dos días de antelación y descansaban por las arboledas de los ríos por la Vega Hondonera, los hombres del pueblo se acercaban a verlos y este día corrían los encierros delante de los toros y otros con caballos. Era muy emocionante ver como venían por la estacada corriendo hasta llegar a la plaza y encerrarlos en los toriles. La gente del pueblo como la villa esta en alto desde la barrera se ven venir hasta que llegaban a la plaza. A las 12 era la prueba y a las 4 de la tarde se toreaban y mataban los toros, venían unos maletillas que pasaban la capa para recoger dinero. A veces venía el toro y la capa patas arriba y el poco dinero por el suelo, luego a recogerlo los pobres maletillas y cuantos revolcones llevaban.

En el año 1906 toreo un maletilla llamado Celita que llego a ser figura del toreo.La costumbre de sacar las mulillas bien engalanadas con unos arreos y collares bien brillantes que los mozos del pueblo se ocupaban de abrillantar los bien y a las mulas les limpiaban hasta los cascos con betún de los zapatos daba gusto de verlas y los apetrechos, preciosas.

En Monteagudo había mucha afición y tradición salían bastante con la capa a dar unos pases con mucha gracia pero los maletillas los tenían que matar y a veces no se atrevían porque eran muy grandes.

En una ocasión trajeron uno muy grande y no les dejaron torearlo en la plaza y lo llevaron a una huerta con tapias lo torearon y lo tuvieron que matar a tiros los guardias.

En otra ocasión en la plaza de los toros había unas puertas de madera tremendas con unos travesaños enormes, pues bien, salio el toro, que era muy grande, arremetió contra las puertas y se las cargo acuestas y se escapó de la plaza por ahí a campo través hasta que lo metieron en un corral de ganado y lo pudieron traer.Cuando los toros ya los mataban.

En una carnicería hacían con la carne una parte o media parte para cada vecino y al otro día la repartían, después con los despojos los subastaban y se vendía hasta el rabo, los menudos, todo.La cabeza del toro se la regalaban a los mozos de las mulillas: y se hacían una merienda fenomenal.

El tercer día de fiesta había corridas de pollos, ponían una vara alta y arriba colgando los pollos vivos y a correr, algunas veces en calzoncillos, era de risa pero así se pasaban las fiesta entre bailes y corridas, por la noche, baile traca y fin de fiestas.

1 comentario:

Tomás dijo...

Buscando en internet Celita he encontrado que fue el primer torero gallego y que toreó en Monteagudo.Se puede ver en la siguiente dirección.
http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=85736&tabla=deportes