27 de noviembre de 2014

LA LECHE EN POLVO AMERICANA

Hace poco, al oír noticias de si abrían los comedores escolares en verano, me acorde de la ayuda americana de leche, queso y mantequilla entre los años 1955 y 1963.
Muchas veces lo hemos comentado con compañeros y hemos visto las distintas formas que había en las escuelas. En Monteagudo teníamos una perola de aluminio que teníamos que llevar llena de agua de la fuente por la mañana a la escuela. Esta perola se ponía encima de la estufa para que se calentase el agua y el maestro le echaba la leche en polvo que guardaba en el cuarto del serrín. Se repartía a la hora del recreo  y creo que luego nos llevábamos la cazuela para que la fregase nuestra madre. Del queso y de la mantequilla no tengo ningún recuerdo. Otros comentaban que en su pueblo les daban un puñado de polvo y luego un trago de agua. Algunos comentaban que se llevaban azúcar en un sobre y otros pan para el queso y la mantequilla.
Yo si recuerdo el entrar en el cuarto donde lo guardaba D. Pedro, coger un puñado, metérmelo en la boca y formarse una amalgama en el paladar que no se disolvía ni con ayuda del dedo que actuaba como rascador.
Ahora en España vuelve a haber niños malnutridos y que necesitan ayuda. Los comedores escolares  debido a los recortes o a la burocracia no pueden garantizarla para todos.  Esto que compete a sanidad y educación si que debería estar garantizado para todos los niños.
       
Aprovecho para felicitar a todos los maestros. Hoy es su día:
almaestro05

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué tal estás abuela?

Francisco Enrique dijo...

Mi padre me cuenta que aquí en Almendralejo (Badajoz) le daban un vaso de leche en polvo y un poco de queso americano y tenían que cantar el carasol con la mano levantada. Ese es el recuerdo del dictador asesino que dejó en miles de niños y niñas.