7 de julio de 2016

TORMENTAS DE VERANO

Las tormentas de verano

Ayer mi hermana compartía esta imagen en la que se apreciaba a lo lejos como ramaleaba la tormenta. Nos decía que en un momento hacía sol y se puso a llover rápidamente. 
La sorpresa ha sido cuando nos ha comentado esta mañana que había granizado o apedreado, como decimos en la zona, por la zona de las Cabezas, Romeral y el Charco y había destrozado la cosecha. 
Así es la vida del agricultor. Todo el año dependiendo de la climatología para recoger la cosecha y este año que había una cosecha como nunca se había visto en un momento se acaba con todas las esperanzas. Así de triste.
En el periódico desde Soria han publicado  la noticia e imágenes de lo sucedido en Santa María de Huerta, pueblo limítrofe al mío . El vídeo es impresionante. http://www.desdesoria.es/?p=198923

Mis recuerdos se remontan a una vez que estaba regando en la Dehesa y los rayos caían a los cerros de al lado. Al Picazo sobre todo. El ruido era ensordecedor  tanto por el granizo como por los truenos. Yo estaba resguardado en la cabina de un tractor Barreiros que tenía mi padre y que estaba abierta por detrás por la que entraba el agua.
He buscado alguna entrada de mi madre sobre las tormentas y al releer la experiencia de niña en medio del campo se me han puesto los pelos de punta imaginando la situación que supera a las mas terribles de las películas. Calados, corriendo por el campo a un corral. Sin mulas y helados de frío. La trsisteza tenía que ser enorme y para un niño le tendría que marcar para mucho tiempo.
"Recuerdo de niña tengo 80 años, estábamos segando trigo con la máquina atadora: en el paraje la hoya del entinar. Se puso una tormenta muy seria, truenos gordísimos, relámpagos, y rayos, de momento empieza a granizar, a mis padres se les ocurrió con los fajos de mies de un ascal y el serón hacer una choza dentro de la finca, y covijarnos todos debajo, la finca era una hoya y la tormenta arreciaba de lluvia truenos y granizo, ya nos corría medio metro de agua por todo Las tres mulas estaban atadas con una estaca, al ver la tormenta relinchaban como asustadas, mi padre salio y arranco la estaca donde estaban atadas y corrieron a la loma del cerro se pusieron de culo a la tormenta y allí se quedaron echándole el culo al agua, Pero seguía granizando y las mulas mas jóvenes corrían como huídas sin rumbo, aquí no termino todo por que seguía lloviendo a cantaros, y nos corría el agua amenazando llevarnos a todos entonces dijo mi padre de aquí hay que salir salvese el que pueda y a correr a un corral de ovejas que había a unos trescientos metros, tanto llovía que no se podía ni respirar de tanta agua que caía, yo era la mas pequeña y grite ¿ que me ahogo? Me cogió del brazo y muy despacio con una manta pequeña de tapar el ropero llegamos al corral medio desvanecidos, Ya en el corral, con unos teguillos del techo hicimos hoguera y nos secamos un poco al calor de la lumbre, después se levanto un viento muy frío y solo quedo una mula, a casa con ella veníamos por el camino andando, bajaban los barrancos a tope parecían ríos con mucha agua daba miedo pasar, fue terrible asta que nos vimos en casa. Fue un verano que empezó con tormentas y todos los días se preparaban y se regaban las fincas y al otro día se atascaban las maquinas en el restrojo. se mojaban los ascales había que levantarlos y al otro día vuelta a llover. Ese verano fue muy lluvioso, y muy latoso para recoger la cosecha."

1 comentario:

Mario Utrilla dijo...

Delo que tu cuentas es la pura realidad.
Yo lo e vivido en mi pueblo de cihuela que todos los veranos una parte del termino y la granja de al balate se nos apedreaba lo que cuentas en tu bloc de queavia que dales la vueltas a las gavillas yo me toco un verano y que fue un verano desastroso de tormentas.
recibas un fuerte abrazo.