25 de febrero de 2011

Proverbios

Arrieros somos y en el camino nos encontraremos, nos advierte que la vida da muchas vueltas, que quien ahora está arriba puede estar abajo después, por lo que no se debe uno vanagloriar de los triunfos parciales. Que hemos de responsabilizarnos de nuestros actos y si con ellos causamos algún perjuicio a otras personas hemos de estar preparados para recibir la réplica.
Es frase que se usa al recibir una ofensa o una negación de ayuda, haciendo saber a nuestro interlocutor que somos pacientes y quedamos a la espera de la misma situación pero con intercambio de papeles, para vengarnos negándole la ayuda en justa correspondencia.
Es refrán similar a ojo por ojo, diente por diente; el que ríe el último ríe mejor y el que la hace, la paga.
Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.
El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigos.
Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo.

3 comentarios:

pilar dijo...

hola felicidad, navegando por internet , he topado con tu blog, me parece muy interesante y en el se refleja la sabiduria que dan los años.
La verdad que el refran arrieros somos en estos tiempos que corren, se debe de decir mucho, cada vez nos respetamos menos y ofendemos más al prójimo, sin darnos cuenta que no debes hacer lo que no quieres que te hagan.
b

pd; tengo 41 años ,soy viuda y tengo 2 hijos y me enorgullece que una mujer con su edad, utilize los adelantos para mostrar y demostrar cosas.

besos

Anónimo dijo...

El que busca un amigo sin defectos se queda sin amigo que verdad es lo impotante es aceptarnos tal como somos con vitudes y defectos,y saber hasta donde se puede llegar con los amigos
un saludo
carlota

Laura dijo...

Querida Feli, me ha dado una gran alegría poder encontrar tu blog. Oí hablar de él en la radio y me dispuse a ponerme en contacto contigo.
Mi nombre es Laura, tengo 34 años, 2 hijos y soy natural de Sevilla pero llevo un poquito de tu pueblo Montiagudo de las Vicarias por mis antepasados. Mis bisabuelos nacieron alli y mis abuelos pero emigraron a mi ciudad. Siempre oí en casa que a mi familia los apodaban "Los Mandrones" y algunos nombres como Santiago y Baltasara, Vicente, Poleón, Tìn..., mis bisabuelos vivian en una finca que se llamaba "El Praderón". Recuerdo los nombres de "La Villa y el Rabál" y una receta de madalenas que mi madre comía de niña traidas de allí y que siempre las recuerda como las mas ricas que ha probado jamás.. hechas con manteca blanca de cerdo.
Como le dije antes me ha hecho mucha ilusión poder escribirle, y lo haré más amenudo. Sin otro particular reciba un cordial saludo de una Admiradora. Laura.