26 de diciembre de 2012

Los amigos de verdad

Dice el refrán: arrimate a quien te haga llorar no a quien te haga reír.
Amigos verdaderos son los que vienen a compartir nuestra felicidad cuando se les ruega y nuestra desgracia sin ser llamados.
Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos.
Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, señal de que no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor que le teman, ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni cosa buena que le envidien.
 En  la amistad debemos tomar en cuenta que los amigos verdaderos se cuentan con los dedos por lo que, el hombre mas rico no es el que conserva el primer peso que ganó, sino el que conserva el primer amigo que tuvo
Los verdaderos amigos llegan a tiempo los demás llegan cuando tienen tiempo.
 Yo me fié de un amigo, y un amigo me vendió, cuando un amigo me vende, de quien me fiare yo.
Consejos. No rompas lo que no puedas arreglar
No engendres planes que no puedas concretar
No traigas amigos que no puedas presentar
No digas nada que no puedas argumentar.

1 comentario:

David Garcia dijo...

Me ha encantado este texto muy bueno